Un poderoso ejército llegó al campo de batalla, vio y venció al temible enemigo. Este último, sometido y avasallado, se sirvió luego de su arma más mortal: fingir de ahora en adelante ser su más acérrimo amigo.