Ya lo dijo Preyer, aquel sabio del ochocientos…a pesar de los esfuerzos mecanicistas, la ciencia no logró explicar jamás como es que la vida puede surgir de la materia inerte, de la materia inorgánica. Dado que es inconcebible el paso de la materia a la vida, puesto que ésta presenta caracteres completamente nuevos y no reducibles a fenómenos físicos, es concebible, en cambio; y mas aún; la realización del paso opuesto: de la materia viviente a la materia muerta.Cada día asistimos a la transformación de seres vivientes en materia muerta; mientras que siempre fue negada la generación espontánea.  A veces la ciencia arranca uno a cero abajo.  Me voy, empezó una de Tristán y Francella.