La doña mezcló el mazo, corroborando que el Loco arcano precediera al Mago. Preguntó por dinero, amor y la vida. Al salir de casa, un ebrio Taunus la arrolla. En definitiva, no fue la baraja invertida, sino el mundo patas arriba.

Hay que hacer notar que la única publicación del poeta Francisco Benavídez Gozieta corresponde a la realizada en su página web – quien a favor de su ignorancia infórmatica – accedió a arrojar su VAIO al aljibe – permitiéndonos aún observar su fracasos literarios.

La montaña fué a Mahoma. Se le vino encima. ¿Advirtió Alá a Mahoma de lo que iba a pasar? No. Mahoma era profeta. Debió interpretar sus sueños.