Teniendo en cuenta las atrocidades y bondades que permanentemente pueblan nuestro mundo, no resulta ilógico pensar que Dios dispone de nuestra atención aunque sea por un pequeño lapso de tiempo. Eso sí, la cosa va por número.