La indiferencia es la máscara que el egoísmo utiliza para ocultarse y no aparecer como tal. Entender como no resulta ser el octavo pecado capital es preocupante. Me encuentro rodeado de gente: no significa estar acompañado.Podemos simplificar el significado del término amor a una reacción química llevada a cabo en nuestro organismo. Sin embargo dicha apreciación solo puede asignarse como recurso propedeútico – didáctico – con objeto de simplificar las alternativas y caminos por los cuales la vida nos enfrenta y de los cuales no da pereza comprobar el éxito/fracaso de cada uno de ellos.Tengo razones para desconfiar del amor en su estado mas puro – y aunque mis circunstancias particulares no cambien el orden del universo – pretendo no ser indiferente con quienes me rodean. El motivo? No es pecado. Es cierto? En lo mas mínimo.Accidentalmente acabo de destrozar mis anteojos. Tal vez sea la pauta mas clara que debo cambiar mi puntos de vista.