Deberíamos desterrar el uso de la palabra depende. Es el único vocablo que depende de sí mismo, cuando el resto está siempre dependiendo de él.