El Papa se despertó el domingo y alcanzó a decir: – Dios no existe.