Me retiré consternado de La Cigale – ubicado en la calle del Paseo del Faro – acompañado de una bella morocha. Responder apresuradamente a la interrogativa del mozo francés (Va a acompañar su plato, Monsieur?…) y mi pésima oratoria gala permiten este tipo de situaciones.Tomamos el 33 (ramal M – por Barracas) y ella desvergonzada me preguntó si la quería hasta Luna como Mercedes – su rubia compañera de la cena de anoche . Le respondí afirmativamente y nos besamos hasta siempre. Bajó en Corrientes y Bouchard .Hoy por la tarde, el famoso nutricionista Ian Marber aseveró que ?la piel es uno de los lugares más importantes de nuestro cuerpo para eliminar toxinas?. Prescribió mi dieta. Agua (mucha) – buen desayuno y una cena ligera. No volví a ver Mercedes ni a la morocha. La salud es lo primero. Pero a veces me siento solo. Y lo pienso mientras corto mi tomate nocturno y tomo agua. Mucha.

Anuncios